Trabajadores de la construcción

En los últimos años la industria de la construcción en México ha presentado tremendos altibajos. Según el portal Statista.com (1), el PIB anual del sector de la construcción en México en el año 2022 se estima alrededor de los 1,1 billones de pesos mexicanos, lo que indica, que frente al año anterior, 2021, que fue la cúspide de la pandemia, tuvo apenas un pírrico crecimiento del 0.3%  lo que ubica al sector de la construcción todavía muy lejos de los más de 1.2 billones que se generaban antes de la pandemia.

banner alambres y refuerzos

En términos generales, la participación porcentual de la construcción en el PIB nacional disminuyó pasando de un 8,3% en 2009 a un 7,3% en 2022 (2).

Las principales causas de la caída del sector se debió al impacto de la Pandemia de COVID-19 que contrajo la economía mundial y puso limitaciones a  la comercialización y operación de productos del subsegmento inmobiliario, y particularmente en la cadena de suministro de materiales de construcción llevando al aumento de precios de las materias primas como: el acero, el cobre, el aluminio y el petróleo. La demanda global de estos materiales se recuperó después de la desaceleración causada por la pandemia, mientras que la oferta enfrentó desafíos en términos de producción y transporte, lo que llevó también a un aumento en los precios.

La combinación entre una alta demanda y problemas en la cadena de suministro generaron escasez de algunos insumos, aunado al aumento en los costos de transporte y a los desafíos logísticos primero debido a la pandemia y más recientemente a la guerra entre Rusia y Ucrania.

Contenido relacionado:   Ternium se expande hacia America del Norte

Mayor inversión privada en el sector de la construcción

“Actualmente vemos, desde el interior de la industria, un panorama ligeramente más estable al cierre del 2023 comparado con el año anterior. La inflación da indicios de haber dejado de incrementarse con lo que los precios se recuperan, poco a poco, o al menos no están aumentando de manera descontrolada como en años anteriores. Es probable que en el 2024 se vea una mayor inversión privada en el sector de la construcción, así como una importante continuidad en el desarrollo de proyectos de obra pública en muchas regiones del país”, señaló Mauricio Benito Hernández, director de operaciones de Mecano.

De acuerdo con el documento Situación Inmobiliaria México / Segundo semestre 2022 de BBVA Research (3), el incipiente crecimiento del sector es acompañado de un ligero aumento de 2.1% de la demanda de trabajo por parte de las empresas constructoras. Durante el cierre del año pasado los materiales de construcción aumentaron sus precios a doble dígito, mientras que el alquiler de la maquinaria y equipo, así como las remuneraciones, también se han incrementado pero a un ritmo mucho menor.

El informe de BBVA también indica que la rama de la construcción que ha favorecido la recuperación es de la Obra Civil, que tuvo un crecimiento a una tasa de 4% gracias a los presupuestos para infraestructura energética y de transportes, ya que este rubro tuvo un aumentó el año pasado del 17%, siendo la Obra Pública la que ocupa un importante porcentaje (20%) del Presupuesto de Egresos de la Federación.

“El contraste lo hace la rama de la edificación que no ha logrado recuperarse, la parte inmobiliaria residencial es la que ha dado pequeños avances, pero no significativos del todo. No es sorpresa que la vivienda media y residencial son las que dan indicios de recuperación mientras que las del nicho de interés social están estancadas”,  concluyó Mauricio Benito.

Por Jadir Gomez 
Texto recuperado el 9 de octubre del 2023 de https://www.revistainfraestructura.com.mx/